Las redes WiFi nos ahorran el uso de cables pero son más lentas e inseguras que las redes LAN cableadas. Si aún así quieres usar una, deberías ser muy prudente y seguir unas normas básicas de seguridad.

Lo peor que te puede pasar con una WiFi insegura no es que otros dfruten la conexión a Internet que tú pagas. Pueden colarse en tu ordenador y sacar información relevante de él: información de bancos, DNI...etc. O peor aún, pueden acceder a Internet desde tu red para cometer delitos bajo tu identidad.

En este artículo puedes leer las medidas básicas que un usuario prudente debería tomar: 10 reglas a tener en cuenta en seguridad WiFi